Vencer los acúfenos: Rompiendo barreras mentales a través de la psicología

Hoy quería contaros algo sobre mí, tengo un problema de acúfenos desde hace un año, algunos lo conoceréis como zumbidos o pitidos en los oídos. Los míos son un poco particulares, el zumbido es elevado en todo momento, no es el zumbido nocturno. Es durante todo el día. Debo reconocer que cuidarme, me ha ayudado mucho.

Para comenzar voy a hacer un breve resumen de lo que son los acúfenos o tinnitus. Los acufenos son la percepción de sonidos en el oído o en la cabeza que no tienen una fuente externa. Estos sonidos pueden variar en intensidad y características, y a menudo se describen como zumbidos, pitidos, silbidos, ruidos de alta frecuencia o latidos. Los acúfenos pueden ser temporales o crónicos y pueden ser causados por una variedad de factores, como exposición a ruido fuerte, lesiones en el oído o en la cabeza, problemas de la articulación temporomandibular (ATM), obstrucción del oído, problemas vasculares, trastornos del sistema nervioso, estrés o incluso pueden sur producidos por algunos medicamentos. Aunque los acufenos no suelen ser peligrosos por sí mismos, pueden ser molestos e interferir con la vida diaria de una persona. En algunos casos, pueden requerir tratamiento médico o terapia de sonido para aliviar. En mi caso me realizaron una resonancia craneal y de oído para ver si había algún problema o algún tipo de enfermedad, y vimos que los resultados eran dentro de los parámetros de normalidad. Entonces, ¿qué puede ocasionarlos? ¿Qué hago? ¿Qué tomo?… Me preguntaba constantemente. Llegaron esos pensamientos que en psicología llamamos pensamientos recurrentes, pensamientos que se repiten constantemente de manera obsesiva y que causan malestar y pueden ser pasajeros o no, como siempre, depende de la persona. Estos pensamientos y el zumbido me crearon bastantes problemas de ansiedad e insomnio.

Me gustaría comentaros los efectos más comunes de los acúfenos:

Alteraciones del sueño: los acúfenos pueden interferir en la capacidad de conciliar el sueño o mantenerlo durante la noche, lo que puede llevar a la fatiga y falta de concentración durante el día. 

Problemas emocionales: el tinnitus constante puede ser emocionalmente agotador y causar estrés, ansiedad, depresión e incluso irritabilidad. Estos problemas emocionales pueden afectar a la calidad de vida y al bienestar general de una persona. 

Dificultades de concentración: el ruido constante en los oídos puede dificultar la concentración en tareas diarias como trabajar, estudiar o leer. Por ejemplo, a mí me encanta leer y es algo que no pude hacer durante meses, porque era incapaz de concentrarme en la lectura, porque mi atención iba exactamente al pitido. 

Aislamiento social: muchas personas con acúfenos tienden a evitar actividades sociales o situaciones ruidosas debido a la incomodidad que experimentan. Esto puede llevar al aislamiento social y a la disminución de la calidad de vida. Recuerdo que en un partido de los niños tuve que salir fuera. 

Problemas en las relaciones personales: la constante molestia y ansiedad causada por los acúfenos pueden afectar a las relaciones interpersonales, ya que la persona con tinnitus puede tener dificultades para comunicarse o participar en conversaciones. 

Impacto en la audición: en algunos casos, los acúfenos pueden estar asociados con problemas auditivos subyacentes, como la pérdida de audición. Esto puede afectar aún más a las habilidades de comunicación y aumentar los problemas emocionales relacionados con los acúfenos. 

Por último, en casos más graves puede ser un desencadenante para el suicidio.

Supongo que al igual que a mí, si tú, amigo, lo padeces, te habrán dicho «tranquilo se te pasará», «relájate»… Y diferentes perlas que seguramente más que ayudarte te habrán enfadado más, algún insensato también te habrá dicho que no es para tanto… Es cierto que la mayoría de las personas que te lo dicen lo hacen con buena intención, pero no es tan fácil, porque el zumbido vive contigo 24 horas al día. También te digo que no pretendas que el resto de las personas entiendan lo que te pasa, porque no puede comprenderte alguien que no ha pasado por lo que tú estás viviendo. La mayoría de los problemas, de la índole que sean, tenemos que entenderlos cada uno mismo para poder trabajarlos y sobrevivir.

Seguro que no os descubro nada al comentaros que existen ciertas terapias que pueden ayudarte con los acufenos, os voy a contar alguna.

Terapia de reentrenamiento de acúfenos (TRT): esta terapia combina el uso de dispositivos de enmascaramiento con la terapia cognitivo-conductual (psicológica) para ayudar a las personas a cambiar la percepción y reacción a los acúfenos. 

Uso de dispositivos de enmascaramiento: los dispositivos de enmascaramiento emiten sonidos suaves que ayudan a enmascarar o neutralizar el ruido del acúfeno, lo que puede aliviar temporalmente los síntomas. 

Medicamentos: algunos medicamentos, como los antidepresivos o los ansiolíticos, pueden ser recetados para ayudar a controlar los síntomas asociados con los acúfenos, como la ansiedad o la depresión. 

Terapias alternativas: existen terapias alternativas como la acupuntura, la terapia de sonidos o la terapia de masaje que algunos pacientes encuentran útiles para aliviar los síntomas de los acúfenos. 

Comentaros que nada de eso me ha ido bien. Debo reconocer que el haber estudiado psicología me ha ayudado mucho para atenuar los síntomas mentales/emocionales. Como sabréis los que tenéis este problema, los acufenos no duelen, pero joder, ¡joden bien! Te pueden cantar misa o decirte wonderfuladas que, si no lo vives, no tienes ni puta idea. Perdón por la expresión, pero esto no es un texto académico. Pero me gustaría ir al lio y compartir con vosotros mis estrategias para mejorar.

Lo primero fue investigar y conocer el problema. Una vez que conoces el problema te da perspectiva y es así como ocurre con muchos problemas crónicos. Ya os hablare en otra ocasión del síndrome facetario lumbar que a veces me da guerra también. Uniendo ambas cosas soy una tormenta de emociones, jeje.

El ejercicio es un pilar fundamental en mi vida, es cierto que hay personas que les empeoran los síntomas con el ejercicio. Sin embargo, en mi caso el ejercicio regular ha tenido beneficios en mi problema de acúfenos y lumbar. El ejercicio regular puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea en todo el cuerpo, incluidos los oídos. Una mejor circulación sanguínea puede ayudar a reducir los síntomas de los acúfenos. Además, el ejercicio ayuda a aliviar el estrés y la ansiedad, dado que el estrés y la ansiedad son factores que empeoran los acúfenos. En mi caso, durante el ejercicio los pitidos suelen ser más intensos, pero al acabar y relajarme se mitigan bastante pero nunca desaparecen. Los ejercicios que practico son la carrera, las pesas, las ferratas y la escalada.

Antes hacia crossfit en @crossfitcastro_urdiales. El crossfit me ayudó mucho con el problema lumbar. Es un buen box para entrenar. El crossfit es un deporte que recomiendo si quieres ponerte en forma y solucionar problemas de espalda, eso sí, siempre siguiendo los consejos de los coach (en mi caso, Jairo y Yami me ayudaron mucho, un saludo chavales) en cuanto a pesos que puedes manejar e intensidad en la que puedes trabajar. El box de crossfit es un lugar ideal para ponerte en forma y crear nuevas amistades. Por ello decirte que el crossfit tiene muchos beneficios, además de físicos, psicológicos como, la mejora de tu actividad cerebral, la mejora de tu productividad, la mejora de tu autoestima, mejora tus habilidades sociales y sobre todo mejora tu felicidad (cuestión de endorfinas)

Por último, actualmente realizo ferratas y escalada, deportes en los que tienes que prestar mucha atención para sujetarte bien y no caerte, lo que hace que el foco de atención se traslade a ir colocando correctamente las sujeciones de tramo en tramo y perder el foco de los zumbidos en los oídos, que en muchos momentos de la actividad ni siquiera escuchas. Esta situación me ha llevado a darme cuenta de que puedes dejar de percibir los zumbidos si consigues presta atención o concentrarte con intensidad en otras actividades, como desviando el foco de atención.

Podría hablarte de la importancia de los complementos alimenticios, como el bisglicinato de magnesio, la vitamina D con K2 y el jenjibre.

El bisglicinato de magnesio es una forma altamente absorbible de magnesio que se ha utilizado para promover la relajación y el alivio de diversos síntomas, como el estrés, la ansiedad y los trastornos del sueño.  El bisglicinato de magnesio puede tener efectos beneficiosos generales en la salud auditiva.

La vitamina D con K2 es una combinación de dos nutrientes esenciales que ofrece varios beneficios para la salud. Estos son algunos de los beneficios de la vitamina D con K2:

  1. Mejora la absorción de calcio: la vitamina D es necesaria para absorber el calcio de los alimentos y promover la salud ósea. La vitamina K2, por su parte, ayuda a transportar el calcio hacia los huesos y las articulaciones, evitando así su acumulación en las arterias y tejidos blandos.
  2. Promueve la salud ósea:lLa vitamina D con K2 es esencial para mantener los huesos fuertes y prevenir la debilidad ósea. La combinación de ambos nutrientes ayuda a fortalecer los huesos y prevenir la osteoporosis.
  3. Mejora la salud cardiovascular: la vitamina K2 ayuda a prevenir la acumulación de calcio en las arterias, lo cual reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la arteriosclerosis. Además, la vitamina D también tiene efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular.
  4. Apoya la salud dental: la vitamina D con K2 contribuye a la formación de dientes sanos y fuertes. Además, también ayuda en la prevención de enfermedades dentales como la caries.
  5. Fortalece el sistema inmunológico: tanto la vitamina D como la vitamina K2 tienen efectos beneficiosos sobre el sistema inmunológico, ayudando a fortalecerlo y combatir infecciones.
  6. Regula la función hormonal: la vitamina D con K2 desempeña un papel crucial en la regulación de las hormonas, incluyendo hormonas sexuales y tiroideas. Esto puede tener efectos positivos en la salud hormonal en general.

En conclusión, la vitamina D con K2 ofrece una serie de beneficios para la salud, incluyendo la mejora de la salud ósea, cardiovascular, dental, inmunológica y hormonal. Es importante obtener suficiente vitamina D y K2 a través de una dieta equilibrada y, en algunos casos, suplementos alimenticios.

Los suplementos alimenticios los he adquirido en Ohana Herbodietética, que tiene una web interesante para poder comprar estos suplementos u otros que puedas necesitar, si te los ha recomendado un sanitario. Si decides ir a la tienda, Eva te atenderá estupendamente y te resolverá todas tus dudas, tiene bastante experiencia y te recomendara los mejores productos que puedas necesitar.

Siguiendo con lo que hago para mejorar mis zumbidos, otra cuestión importante es tener una buena higiene de sueño. Es importante dormir bien. No te voy a decir que duermas 8 horas, éstas son las promedio que siempre recomiendan, pero hay personas que necesitan dormir más y otras dormir menos. Yo suelo rondar entre las seis horas y media y las siete. ¿Tu cuántas horas necesitas? Es importante marcarte una hora para ir a la cama, no hace falta que militarmente te vayas a esa hora todos los días, pero si irte entorno a la hora marcada.

En mi caso, yo antes leía para relajarme y dormir, algo que me ha costado meses recuperar. Durante la noche, los acufenos los sientes más, el silencio de la noche hacía que me costara concentrarme en la lectura. Como hemos comentado es cuestión de percepción auditiva. La percepción de los acúfenos durante la noche puede ser especialmente molesta debido a la falta de distracciones y la tranquilidad del ambiente, lo que puede dificultar conciliar el sueño. Además, la sensación de silencio durante la noche puede hacer que los acúfenos sean mucho más perceptibles y perturbadores. Lo que hice fue elegir otro momento del día para leer y también he cambiado la manera. Por ejemplo, los días en que el zumbido es más intenso, para leer me pongo ruido de fondo natural o música/podcast. Me ha costado adaptarme, pero se puede leer o incluso estudiar. Te digo yo que se puede, que estoy estudiando un master en psicoterapia, mientras trabajo como councellor psicológico, un área que ya he explicado en otro artículo del blog y en mis redes.

Existen diferentes factores que pueden influir en la percepción de los acúfenos durante la noche, como la fatiga, el estrés, el consumo de cafeína o alcohol, la falta de sueño, la posición del cuerpo al dormir, entre otros. En mi caso encuentro alivio poniéndome unos auriculares normales y escuchando podcast o audiolibros. La atención va a lo que escuchas y dejas de centrarte en el zumbido. Normalmente a la mañana siguiente, cuando me levanto, los auriculares ya no están en mis oídos, y en algún momento mientras estaba escuchando se han caído y me he dormido, consiguiendo un descanso óptimo.

Otro punto importante es la alimentación. Una correcta alimentación con poca grasa y mucha fruta me ha ayudado. Hay alimentos que son buenos para los acufenos como los kiwis, las nueces, las infusiones de jengibre, semillas, salmón, atún… De todos modos, como soy una persona que realiza deporte, siempre le he dado valor a la alimentación y no me ha resultado difícil adaptarme. Además, no bebo alcohol, y solo bebo café esporádicamente.

Por último, yo soy una persona nerviosa y por las noches aprieto la mandíbula. Tengo bruxismo y por ello necesito poner una férula en la boca por la noche. El bruxismo es una condición en la cual una persona aprieta los dientes de forma involuntaria, generalmente durante el sueño. Esta acción puede causar problemas como dolor de mandíbula, dolor de cabeza, desgaste dental, incluso zumbidos, entre otros. Al tener acúfenos tuve que colocarme la férula, para probar si mejoraban los efectos del zumbido, y mi percepción es que sí lo ha mejorado.

Todo ello, todas estas pruebas, ensayo-error, me han ayudado a mejorar. No los he curado, pero si es cierto que tengo más días normales que malos. Los días buenos hace tiempo que olvidé lo que eran.

Si sufres de algún problema crónico, mi consejo es que investigar, leer, aprender y probar te va a ayudar a mejorar. Otra recomendación que te doy es que hables con un psicólogo, y que trates los problemas emocionales que te causan los acúfenos o cualquier problema crónico que estés padeciendo. Mi especialidad es la rama humanista y puedo ayudarte.

Gracias por leerme y si crees que estas palabras pueden ayudar a alguien, compártelo. ¡Saludos y mucho ánimo!

Alex A A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
💬 ¿Puedo ayudarte?
Hola, soy Alex 👋
¿En qué puedo ayudarte?¿cuéntame que te ocurre? Te ayudaré encantado.